Aceite esencial de Ciprés (Cupressus sempervirens)

Para las civilizaciones de la antigüedad el ciprés era considerado un árbol sagrado y creían que su madera perfumada era incorruptible. Esta planta mágica tenía una doble misión, era una planta sagrada para Zeus, Venus y Apolo, pero también para Plutón, dios del mundo subterráneo, y por lo tanto era símbolo de vida y de muerte a la vez. Con su elevación hacia el cielo y su crecimiento vertical, representa la tensión espiritual. 

Es la planta del silencio, del recogimiento y puede encontrarse en los claustros, lugares de oración y cerca de los cementerios, como símbolo de inmortalidad. Pero el ciprés es algo más que una planta simbólica, los médicos de la antigüedad aconsejaban a las personas enfermas, tanto del alma como del cuerpo, que pasearan y estuvieran cerca de los cipreses, tocándolos y acariciando la copa, para liberarse de sus propias angustias y soportar mejor los dolores de la vida. El ciprés ayuda al hombre a recuperar el contacto consigo mismo, invita a la calma y a la reflexión y es un buen guardián de la salud. Es un árbol amigo del hombre, se creía que podía dialogar y transmitir su propia fuerza a las personas que buscaban serenidad. Su perfume eleva el espíritu. Las puertas de las primeras basílicas eran de madera de ciprés. 

Al igual que todas las plantas bajo la influencia de Saturno, límite entre lo material y lo inmaterial, el ciprés tiene un poder profundo de coagulación, purificación y de transformación que actúa en la esfera de la psique y a un nivel superior de la consciencia.

Desde el punto de vista de las propiedades, la esencia del ciprés tiene un fuerte poder hemostático y astringente que actúa sobre todo en los problemas de circulación venosa como las varices, las hemorroides y las menstruaciones abundantes. En estos casos conviene utilizar unas gotas junto con aceite de germen de trigo o con una crema calmante a la caléndula o de masaje para la celulitis.

Es muy significativo el parecido entre los conos del ciprés y los ovarios (lo que las antiguas civilizaciones denominaban la «marca», es decir, el parecido de una planta con determinados órganos del cuerpo humano, lo que constituía una valiosa indicación para su acción terapéutica en esa zona). 

Se ha demostrado la acción de esta esencia en los problemas menstruales en especial con menstruaciones abundantes y dolorosas, así como en los problemas derivados de la menopausia. Por su acción astringente está indicada también para la enuresis nocturna de los niños, a los que se aplicará unas gotas en la zona de la pelvis, en la parte baja del abdomen, practicando un ligero masaje. 

Unas gotas en la almohada calman la tos espasmódica. Está indicado para la bronquitis mediante fumigaciones. Para la sudación excesiva se utilizará en el agua para el baño o en maniluvios y pediluvios.

Por su parte antiparasitario puede aplicarse también en el pelo de los animales domésticos. La esencia de ciprés, es muy potente y hay que usarla en pequeñas dosis.

Planetas regidores:

Saturno y Plutón.

Propiedades e indicaciones energéticas:

  • Orienta los pensamientos hacia lo esencial, aporta estructura y ayuda a concretar.
  • Ayuda a los que se dispersan o se dejan llevar; ayuda a los soñadores que malgastan su energía o huyen de la realidad a concentrarse y canalizarse hacia lo esencial.
  • Ayuda a los que se hunden por sus emociones (gente de lágrima fácil) para que no dramaticen.
  • Refuerza los sistemas nerviosos frágiles.
  • Ayuda a los extrovertidos a centrarse, resistir a las tentaciones y los excesos, a controlarse en sus pensamientos y sus palabras.
  • Consolida la fuerza de carácter y el sentimiento de certeza.

Apoyo espiritual:

Respaldado – contrariado

Y llegó el día en el que mantener el riesgo a raya fue más doloroso que correrlo.

La vida me respalda.

Aromaterapia Energética

pepabenitez.com
Comparte este artículo

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba